Aquí mostraré mis trabajos de tejido, crochet, pintura en tela y macramé…

Fibras para uso industrial textil

FIBRAS PARA USO INDUSTRIAL TEXTIL

 

Las fibras naturales más importantes por su uso en la industria textil son: lanas, sedas, algodón, lino, cáñamo, yute y sus similares.

Las fibras de procedencia vegetal son más variadas que las de origen animal.

La documentación histórica del uso de la fibras descubiertas por investigaciones de culturas desaparecidas hace ya muchos siglos, presenta hilados de terminación perfectas, que no dejan lugar a dudas respecto a la antigüedad de esta técnica y del empleo de aquellos para confeccionar tejidos en tiempos remotos. Se agrega a esto las propiedades aisladoras contra cambios de temperatura, flexibilidad, vistosidad, etc. Comenzaremos por conocer una de las fibras más usadas en nuestros tiempos:

 

EL ALGODÓN.

Se cree que es oriundo de Asia, principalmente enla India, donde se cultivaba antes de la era Cristiana. Con semillas de esta procedencia los árabes iniciaron su cultivo en el siglo IX en el sur de España, alcanzando gran auge en el siglo XIV.

Es una fibra textil que aparece en forma de blancos copos que envuelven la semilla del algodonero.

Hay varias especies cultivadas cuya altura oscilante60 cmy150 cm.

Las flores, al comienzo de un amarillo blancuzco, se vuelven luego rosa que al madurar se abren las cápsulas y quedan expuestas las semillas con las fibras adheridas. La recolección puede hacerse a mano o mediante máquinas desmatadoras. La fibra de algodón es la más importante de las utilizadas en la industria del tejido. Además tanto las fibras como la semilla del algodón es la más importante de las utilizadas en la industria del tejido. Además tanto las fibras como la semilla del algodón tienen múltiples aplicaciones. Se emplea en la fabricación de llantas de automóviles, papel, explosivos, plásticos, jabones, películas fotográficas, barniz, aceite, etc. Los antiguos llamaban “hija del sol”, a la planta de algodón, porque requiere una prolongada exposición a los rayos solares. Por otra parte el calor solar convierte en resistencia y blanca a su fibra. Por ese motivo, el algodón crece en las regiones más cálidas de la tierra. Es necesario tener en cuenta que el algodón es la única fibra que para ser extraída no requiere aeraciones en otros tratamientos preliminares costosos, sino que puede ser empleada tal como se la recoge y sin engañosas preparaciones. Otros tipos de hilados de algodón presentan un aspecto lustroso que se asemeja al de la seda.

 

Hilos de esta clase se los conoce bajo el nombre de “algodón mercerizado, debido al tratamiento inventado en 1844 por Juan Mercer, un químico inglés estampador de tejidos de algodón, consistente en un baño del hilado, en una lejía de seda cáustica que modifica sus propiedades físicas y aumenta su afinidad a los colorantes. La fibra adquiere de este modo un brillo sedoso y permanente, por lo que este tipo de hilados es muy apropiado para efectos de adornos de mucha vistosidad.

Tramutaciones casuales, observadas en las plantaciones de California, que presentaban fibras rosadas, llevaron a iniciar una serie de cultivos experimentales.

Estos se llevaron a cabo en amplia escala en los EE.UU. como también en el sur de Rusia, donde el algodonero ocupa grandes extensiones de campo. Tales experiencias llevaron a buen éxito a los investigadores, ya que en nuestros días se pueden obtener fibras de tinte rosado, rojo, verde, azulado, un pardo muy oscuro y negro.

 

La transformación del algodón en hilado es relativamente fácil. Una vez cosechados los capullos maduros, rebosantes de blancas fibras, se procede al desmonte, separando éstas de las semillas y cápsulas. Luego sigue el cardado con el fin de limpiar y aparejar la fibra para su hilado. Este se efectuaba al principio por medio de usos, más tarde con ayuda de la rueca, hasta que se llegó a las máquinas automáticas, las que producen un hilo parejo y bien presentado.

 

LOS HILADOS

Las fibras textiles no pueden ser utilizadas tal como se obtienen pues son cortas y desligadas entre sí. Para poder tejerlas hay que someterlas al hilado; es decir, transformarlas en un hilo ininterrumpido y regular, y luego reunir algunos, retorciéndolos para obtener un hilo más fuerte. De esta manera se fabrican mecánicamente los hilados producidos en la actualidad.

Antiguamente el hilado se hacía a mano estirando y retorciendo las fibras con los dedos. Hoy se usan modernísimas y complicadas máquinas que producen grandes cantidades de hilados perfectamente uniformes en espesor, delgados y fuertes. Los más simples de todos son los hilados de la seda, que prácticamente ya ha sido hilada por el gusano y de las fibras sintéticas y artificiales, que se pueden obtener de una longitud indefinida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: